Archive Tag:vivir

Astana: la capital más extraña del mundo

Frenamos tan de golpe que me sacudí en mi asiento. Me debía de haber dormido, no recordaba en que momento había anochecido. El helado aire nocturno se coló por la puerta cuando la abrieron para que suba un militar, y me di cuenta de que estábamos en la frontera. Celeste ya tenía los pasaportes en la mano. Habíamos llegado, a esas extrañas horas, a Kazajistán. Nos esperaban en Astana, la capital del país.

Sauna y tanques en Ekaterimburgo

La gente se apiñaba con expectación contra las cuerdas que dividían a los espectadores del camino por donde pasaría el desfile. El pálido sol de la fría primavera rusa brillaba con fuerza en un cielo sin nubes, y el ánimo contagioso de la multitud imprimía a las calles de Ekaterimburgo un ambiente de tranquila normalidad que, con toda seguridad, contrastaba con la demostración militar de la que pronto seríamos testigos.

La hermosa experiencia de familiaridad en una casa de campo rusa que habíamos disfrutado el día anterior, y la paz que ésta nos trajo, quedo rápidamente eclipsada por la imponencia de lo que ahora veíamos. Era claro entonces que nuestros días en Ekaterimburgo quedarían grabados en nuestra memoria.

Autostop en Japón: consejos y recomendaciones

Japón es un país de gente extraordinaria. La amabilidad, el respeto casi obsesivo de las normas, la puntualidad y los modales caracterizan a la gran mayoría de los japoneses. Por desgracia, también los caracteriza una profunda timidez, y una gran dificultad para entablar relaciones, especialmente con extranjeros. Hacer autostop fue la forma en la que logramos conectarnos con su gente, conocerlos, charlar, escuchar sus historias y meternos en su mundo por un rato.

Hacer autostop en Japón no es difícil, pero tampoco carece de dificultad. Después de más de 1000 kilómetros recorridos en los 2 meses que pasamos en el país del sol naciente, compilamos estos consejos:

La montaña es nuestra: en la cima del circuito de Annapurna

Si cierro los ojos todavía puedo recordar ese día minuto a minuto, puedo transportarme a cada momento y sentir lo que sentí, y ver lo que vi. Todo paso porque tenía que pasar, y cómo tenía que pasar. Me desperté en medio de la noche lanzando las mil maldiciones por el frio y por mis ganas de ir al baño. El clima gélido del Himalaya de Nepal se colaba por todas partes en la habitación de adobe pintada toscamente de blanco en la que dormíamos. Salí trabajosamente de debajo de las varias capas de frazadas que nos cubrían y me calce las botas. Ya tenía puesto todo el abrigo disponible, por lo que sólo tome la linterna y me aventure afuera para ir al baño, que quedaba a unos 20 metros de distancia de la habitación, en el ante ultimo hospedaje del Circuito de Annapurna antes del ascenso al paso montañoso de senderismo más alto del mundo, el Paso Thorung La.

Seguro de viaje: el eterno dilema

Sí, nosotros también nos lo hemos cuestionado. Es la eterna pregunta que miles de personas se hacen durante la planificación de sus viajes: ¿Vale la pena contratar un seguro de viaje?

La respuesta, por supuesto, no es tan simple, y va a depender de factores como el destino del viaje, la letra chica de la póliza y, sobre todo, de la cantidad de riesgo que cada uno esté dispuesto a asumir.

Los 9 imperdibles para hacer en Hiroshima

Hiroshima es una ciudad nueva, literalmente. A medida que la exploramos nos vamos dando cuenta de que hay un patron que siempre se repite: allí donde la infame bomba atómica lanzada por Estados Unidos en 1945 causo destrucción y devastación, el pueblo japonés se levanto, restauro y reconstruyo. 

Ésta increíble ciudad se merece mucho más que la lamentable fama por la que todos la conocemos, que en ella pesa como un fantasma de un pasado atroz.

A continuación les contamos cuales son las 9 cosas que no se pueden perder cuando visiten Hiroshima:

5 playas para enamorarse de Koh Tao

Hace un rato que estamos caminando en silencio. Me doy cuenta, pero no hago nada para romperlo. El sol que se acerca a su cenit nos azota y yo pienso en como en unas pocas semanas esta caminata de 30 minutos por las calles de Koh Tao se ha vuelto rutinaria. ¿La vista de las aguas cristalinas también se volverá mundana a los ojos acostumbrados de los lugareños? Ya me había hecho esta pregunta antes en Filipinas, y aún no tengo una respuesta clara.

Cuando me doy  cuenta, llegamos a la playa. Nuestra vida en la isla de Koh Tao, en Tailandia, no admite demasiados inconvenientes ni demasiadas preocupaciones. Me paro, miro y suspiro. Unas pocas semanas no han alcanzado para quitarme la capacidad de sorpresa y de satisfacción que siento cada día, cada vez que llegamos a una de estas playas de arena blanca y aguas cristalinas.

Éstas son las 5 playas por las que no pudimos evitar –como tantos otros antes – enamorarnos de Koh Tao: