Archive Tag:montaña

La montaña es nuestra: en la cima del circuito de Annapurna

Si cierro los ojos todavía puedo recordar ese día minuto a minuto, puedo transportarme a cada momento y sentir lo que sentí, y ver lo que vi. Todo paso porque tenía que pasar, y cómo tenía que pasar. Me desperté en medio de la noche lanzando las mil maldiciones por el frio y por mis ganas de ir al baño. El clima gélido del Himalaya de Nepal se colaba por todas partes en la habitación de adobe pintada toscamente de blanco en la que dormíamos. Salí trabajosamente de debajo de las varias capas de frazadas que nos cubrían y me calce las botas. Ya tenía puesto todo el abrigo disponible, por lo que sólo tome la linterna y me aventure afuera para ir al baño, que quedaba a unos 20 metros de distancia de la habitación, en el ante ultimo hospedaje del Circuito de Annapurna antes del ascenso al paso montañoso de senderismo más alto del mundo, el Paso Thorung La.

Guía e itinerario para el Norte de India (parte 2)

Uno podría dedicar años de su vida a viajar a India y no aburrirse. La increíble diversidad de creencias, costumbres, culturas, religiones, comida, y gente, la convierte en una de las regiones mas interesantes y volubles del mundo.

En la primera parte de nuestro viaje por el Norte, recorrimos los hermosos estados de Himachal Pradesh y el Punjab, dormimos en un Templo de Oro en Amritsar, caminamos entre cientos de templos hindúes en Mandi, y al costado del río Beas entre las montañas de Manali, nos chocamos con la terrible realidad del exilio tibetano en Dharamsala y vivimos decenas de aventuras.

En esta segunda parte, para terminar la Guía de nuestro paso por la región, nos enfocamos en el mas extenso y conflictivo, pero también el mas hermoso de los estados de éste país: Jammu y Kashmir.

Guía e itinerario para el Norte de India (parte 1)

Hay una razón por la que India tiene y ha tenido desde hace siglos un gran atractivo para los viajeros del mundo, una que va más allá de la espiritualidad, más allá de los misterios que la envuelven, y es que viajar por India es viajar por miles de culturas diferentes, todas unidas en una compleja trama social milenaria, una sociedad tan dinámica, tan hermética, tan interconectada, que es una de las que más se resiste a la occidentalización de Asia. El norte de India es tal vez la región más hermosa de éste fantástico país.

Los que sigue es la primera parte del recorrido que hicimos nosotros, con información y consejos recabados tras dos meses de viaje por la zona.

18 fotos para que sueñes con la ruta Leh-Manali

Siempre ame la ruta. Hay algo en esa línea de asfalto en la carretera que se extiende hasta el horizonte que me atrapa, y al mismo tiempo me hace volar. Ya de chico me costaba dormir en los viajes, incluso cuando viajábamos a la madrugada, me quedaba despierto completamente absorto entre el silencio del camino y la profundidad del cielo nocturno. Pero hace unas semanas me toco experimentar toda una nueva experiencia, la increíble carretera Leh – Manali.

La carretera, que yo humildemente denomino la ruta mas hermosa de India (aunque por supuesto no he visto todas), se la mostramos en fotos:

Leh: Montañas para el alma, banderines para el karma

El cansancio y el calor nos estaban pasando factura. Caminaba junto a Erik mientras Celeste y Ula se quedaron a la entrada del pueblo con las mochilas. Buscábamos un lugar donde dormir, perdidos entre callejones tranquilos, siempre rodeados de montañas. Los picos marrones contrastaban con el azul intenso del cielo y parecían mirarnos en silencio solemne. ¿Cuántos viajeros habrían llegado antes que nosotros? ¿Cuántos habrían perdido las palabras ante la belleza de este pueblo rodeado de gigantes? Mientras caminábamos por las empinadas calles de Leh, al norte de India, yo sonreía entre suspiros de cansancio, contento de estar una vez más entre las montañas del Himalaya.

Caminando entre nubes: Los caminos del Annapurna

A mi derecha, un abismo blanco. El esfuerzo del día me agarrotaba los cansados músculos de las piernas y el miedo me paralizaba. Caí de rodillas como pude en el estrecho sendero congelado por el que tratábamos de avanzar, la mire a Celeste y le dije “No puedo más, no sé cómo seguir”. El abismo de los Annapurna amenazaba con tragarme y yo solamente podía pensar, como siempre que un camino se pone difícil, en como había ido a parar allí.