Category Archives:India

Impresiones de Manali

Lo único que se escuchaba era la corriente del río, siempre en movimiento, como un recordatorio ininterrumpido de que nada es permanente, de que todo el universo esta en constante e infinito proceso de cambio. Mirando el techo, escuchando el río, era una de esas noches de insomnio de las que todos tenemos, solo que esta vez yo sonreía. Estábamos en una especie de paraíso terrenal, rodeados de arboles, apoyados en la ladera de un monte, con los picos nevados saludándonos a la distancia, invitándonos a soñar. Estabamos en Manali, el ultimo eslabón de nuestro viaje por Himachal Pradesh, en India.

Mandi: el pueblo de los 300 templos

Las gotas de transpiración nos corren por la espalda mientras caminamos bajo el potente sol del mediodía. En la hora que llevamos buscando alojamiento, nos damos cuenta de que ya recorrimos toda la zona céntrica del pueblo, mientras nos esforzamos por avanzar entre la marea humana y el tráfico, que poco se preocupan por dos cansados viajeros cargados con sus mochilas. Cuando por fin nos instalamos, comemos en uno de los Dhaba – comedor – local a pocos metros del hostel, nos miramos y, entre sonrisas nos preguntamos ¿Qué hacemos acá? Estábamos en Mandi, el pueblo de los 300 templos.

Dharamsala: el grito ignorado de un pueblo enmudecido

Caminando por las calles de Dharamsala, tuvimos la extraña sensación de que habíamos cruzado a otro país. Aquí se refugia un pueblo expulsado de su tierra, aquí los indios son turistas y los refugiados son locales, y por cada escapado del Tibet que vemos en las calles, se nos hace imposible evitar preguntarnos cuantos más se han quedado en el camino. Esta ciudad es la prueba viviente de un pueblo que se aferra a su soberanía, a sus derechos, a su cultura y su religión.

Esta gente sonríe, comercia, charla y socializa, reza en los templos y en las calles, y se percibe, cuando se los ve, un grito largamente ignorado, proveniente de gargantas enmudecidas y dirigido a oídos sordos, que reclama libertad.

Amritsar: Ciudad de sables, turbantes y un templo de oro

Entramos a la India caminando, con las mochilas cargadas a la espalda y la sonrisa dibujada en las caras. El cambio de realidad entre la tranquila y respetuosa sociedad nepalesa y la excitada y atolondrada vida en la India fue brusco. El ruido, las obras en construcción, el desorden y los olores, y tambien el Templo de Oro y los sables de Amritsar, todo eso fue India desde el primer momento para nosotros.