Seguro de viaje: el eterno dilema

Sí, nosotros también nos lo hemos cuestionado. Es la eterna pregunta que miles de personas se hacen durante la planificación de sus viajes: ¿Vale la pena contratar un seguro de viaje?

La respuesta, por supuesto, no es tan simple, y va a depender de factores como el destino del viaje, la letra chica de la póliza y, sobre todo, de la cantidad de riesgo que cada uno esté dispuesto a asumir.

El destino del viaje

Así como los gastos diarios en comida y alojamiento no son iguales en un viaje al sudeste asiático que a Australia ni que a la India, tampoco lo son los costos médicos. Pero esto no es garantía de nada.

En el sudeste asiático o en países como la India, la mayoría de las ciudades turísticas cuenta con hospitales o clínicas públicas a costos relativamente bajos, aunque las condiciones higiénicas no siempre son óptimas.

Aquí la decisión de atenderse en éstas clínicas dependerá mucho además de la gravedad del problema que lo lleve a uno a necesitar atención médica, porque una intervención más bien compleja podría significar largos tiempos de espera (hasta meses) o un viaje a un hospital privado, cosa que podría costar bastante más que la contratación de un seguro médico.

Por otro lado están los países “caros” como Australia o la mayor parte de Europa por ejemplo. En el primero, el costo inicial de una visita al área de urgencias en un hospital cuesta AUD 120, con un adicional de AUD 120 por cada procedimiento que deba llevarse a cabo mientras se es atendido en urgencias; en el segundo, los países que conforman el espacio Schengen prohíben la entrada a turistas que no cuenten con un seguro de viaje valido por la duración de su estadía, con una cobertura mínima para repatriación y asistencia médica por un valor de EUR 30.000.

En nuestros más de 3 años viajando por Oceanía, el Sudeste Asiático y el Sur de Asia, hemos experimentado ambas situaciones: hemos viajado con y también sin seguro de viaje. Durante el año que pasamos en Australia tuvimos seguro contratado y (afortunadamente) nunca lo tuvimos que utilizar.

Como los seguros de viaje sólo pueden contratarse por una duración máxima de un año, en enero del 2016 nos quedamos sin. A pesar de la insistencia constante de nuestras familias, nos negamos a renovar el contrato de seguro.


Si queres un 5% de descuento en tu seguro de viaje, hace clic acá


No, no fue la decisión más inteligente que hemos tomado. Afortunadamente, una vez más el tiempo transcurrió sin que tengamos necesidad de un seguro.

En la India y en Malasia ambos tuvimos indigestiones que duraron un par de días, pero no hay nada más normal para cualquier estomago poco acostumbrado a la comida picante y las especias.

La letra chica

Al volver a Argentina a visitar a nuestras familias a finales del año pasado, tomamos la decisión de contratar uno, considerando que unos meses después  empezaríamos un viaje por países en los que los servicios de salud serían mucho más caros que cualquier seguro de viaje.

Una de las cosas más importantes a tener en cuenta antes de contratar un seguro de viaje es entender que éste sólo sirve en casos de emergencia. Y me refiero a emergencia en el más literal de los casos. Un chequeo general “por las dudas” no cuenta, ni tampoco una limpieza de cavidades en el dentista.

Lo siguiente es asegurarse de que el seguro cubra los gastos por adelantado, es decir que no tengan que pagar en el momento y luego reclamar los gastos al volver a su país. Éste trámite suele ser (en la mayoría de los casos) complicado y engorroso. Y si se fueran por un tiempo prolongado tendrían que asegurarse de guardar el recibo de los gastos durante todo el viaje.

Otro detalle a no pasar por alto es el “traslado de familiar por hospitalización” es decir, que si llegara el caso en que debieran ser hospitalizados, el seguro se haría cargo de los costos de viaje de un familiar. También relacionado con esto son los gastos de “repatriación sanitaria”, es decir, el traslado a un hospital del país de origen.

Por último, siempre prestamos especial atención a dos beneficios más: la cobertura de “odontología de urgencia”, porque en la mayoría de los países de Europa y Oceanía los gastos de odontología son altísimos; y la “Asistencia Medica”, porque en algunos países, como los que conforman el espacio Schengen en Europa, imponen mínimos de cobertura para obtener la visa de turista.

Al final, depende de cada uno

Después de tanto tiempo viajando, nuestra recomendación siempre es que sí. Contratar un seguro de viaje, además de ahorrarle potencialmente una considerable cantidad de dinero, también le aporta una saludable dosis de tranquilidad al viajero.

Nosotros hoy en día viajamos asegurados por Aseguratuviaje.com, una empresa que engloba una gran variedad de aseguradoras de todo el mundo. Ingresando los datos básicos de los viajeros en su cotizador online, éste devuelve una lista de ofertas de planes de diferentes empresas basándose en las necesidades expresadas previamente.

Si quieren contratar su seguro con un 5% de descuento pueden hacerlo a través de nuestro cotizador.

Como siempre, los invitamos a que nos acompañen en Facebook, Twitter e Instagram, y a que se suscriban al blog ingresando su email debajo y haciendo clic en seguir, así serán los primeros en enterarse cuando publiquemos en el blog.

¡Qué tengan buenas rutas!


¡Viaja con nosotros!

Enterate todas las novedades de Viajando Vivo

Ingresando tu email abajo y haciendo clic en SEGUIR ¡ya formas parte de nuestro viaje! - Vas a recibir en tu correo un email cada vez que publiquemos un articulo nuevo en el Blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *