Entrevista: Lucas y Ludmila – viajeros literarios

Lucas y Ludmila son dos viajeros empedernidos que encontraron en la escritura el complemento perfecto para su vida en la ruta. Su pasión por la literatura, por el viaje lento y por el contacto con las distintas culturas se combina para formar algunos de los relatos de viajes más atrapantes que circulan en la blogosfera hispanohablante. En esta entrevista conocemos a los que se encuentran del otro lado de la pantalla:

A: Vamos a empezar por el principio, y si bien ya conocemos la respuesta a esta pregunta, la hacemos igual para nuestros lectores que quizá aún no te conozcan: ¿Quiénes son? ¿Qué es “Mochilas en viaje”?

L: Nosotros somos Lucas y Ludmila. Una pareja de argentinos que hace más de diez años que camina junta. Somos dos personas, como cualquier otra, que decidió darle un cambió a su vida. En 2013 sacamos un pasaje directo a India y desde entonces estamos viajando de forma lenta y comprometida. Tratando de mostrar aquellas cosas que a veces no se cuentan o no son tan obvias. Eso es lo que plasmamos en nuestra página web: mochilas en viajes. Es el lugar que tenemos para hacer de la escritura el tercer compañero de viaje.

A: ¿Cómo y por qué decidieron empezar a viajar? ¿Siempre fue una meta compartida por los dos?

L: En 2013 ya viviamos juntos y teníamos un buen pasar con una vida casi resuelta. Los siguientes pasos para muchos deberían haber sido casarnos y tener hijos. Nosotros queríamos viajar, siempre tuvimos esa idea en la cabeza y hay una frase en un libro de Carlos Castañeda, “Una realidad aparte” que nos terminó de dar el último empujón:

La sola idea de despegarme de todo lo que conozco me da escalofríos -dije.

‑ ¡Has de estar bromeando! Lo que debería darte escalofríos es no tener nada que esperar más que una vida de hacer lo que siempre has hecho. Piensa en el hombre que planta maíz año tras año hasta que está demasiado viejo y cansado para levantarse y se queda echado como un perro viejo. Sus pensamientos y sentimientos, lo mejor que tiene, vagan sin ton ni son y se fijan en lo único que ha hecho: plantar maíz. Para mí, ése es el desperdicio más aterrador que existe.

“Somos hombres y nuestra suerte es aprender y ser arrojados a mundos nuevos, inconcebibles.”

‑ ¿Hay de veras algún mundo nuevo para nosotros? ‑pregunté, medio en broma.

mev-2

A: En su manifiesto viajero dicen: “El desafío es encontrar el asombro en la cotidianidad, como si fuera un estilo de vida más que un hecho circunstancial”. ¿Cómo logran, después de tantos años viajando, mantener esa capacidad de asombro? ¿Qué cambio?

L: Es lo que más tenemos que entrenar. No es sencillo y a veces nos notamos cansados luego de tanto tiempo. Pero la mejor forma que encontramos fue darle un sentido a los viajes. Ya no viajar por viajar, sino con un fin. En nuestro caso escribir, para publicar un libro. En realidad ya tenemos dos en mente.

A: Su amor por los libros se ve reflejado en sus increíbles relatos, ¿qué autor o género literario ha influido más en sus viajes? ¿Por qué?

L: El primero que se nos viene a la cabeza es el periodista polaco Ryszard Kapuscinski. Cuando salimos de viaje teníamos con nosotros cuatro libros. Uno era de él. “Viaje con Herodoto”. Lo habremos leído tres o cuatro veces cada uno. Luego apareció el libro digital en nuestras vidas y se nos abrió un nuevo horizonte. Últimamente estamos leyendo mucho a los clásicos. También a un periodista italiano que se llamaba Tiziano Terzani. Creo que ese género, el de crónicas de viaje es el que más nos identifica.

A: Sus viajes empezaron en el 2013 con un pasaje sin retorno a la India, ¿por qué decidieron empezar por allí? ¿Cómo fueron sus primeros tiempos viajando?

L: Fue raro. Nos somos yoguis, ni vegetarianos, ni meditábamos. No teníamos nada que ver con India. Nuestra idea fue siempre viajar por Argentina. Pero creo que saber que Argentina siempre iba a estar cerca nos hizo pensar en un destino más lejano.
India apareció de casualidad. Hablando con un conocido que había estado. Empezamos a investigar y luego sacamos los pasajes.

La primer semana en India fue horrible. Ludmila no paraba de llorar. Estábamos descompuestos. En Delhi todos nos acosaban y trataban de timarnos. La comida nos parecía muy picante. Nos alejamos de la capital y todo cambió, para bien. Tan es así que al final estuvimos alrededor de un año viajando por aquel país.

A: Conocen el continente asiático casi por completo, ¿qué les llama la atención de Asia? ¿Qué costumbres o comportamientos han adoptado de estas culturas?

L: Asia es enorme y es difícil englobarlo. Cada país es un mundo distinto. No es tan fuerte la globalización como en Europa, por ejemplo, donde todos los países se parecen más. Sin dudas el país más distinto en el que estuvimos fue India. Es un mundo en si mismo con sus propias reglas. Otra lógica, otra forma de pensar. Que muchas veces nos cuesta entender debido a nuestro racionalismo constante y al materialismo que tenemos inculcado.

Si algo adoptamos es la vida contemplativa y en calma. En no correr. Y saber que somos apenas una gota en un gran océano.

mev-1

A: En su encuentro cotidiano con las distintas culturas del mundo, ¿cuál es su forma predilecta de interactuar con la gente local? ¿Cómo lo hacen?

L: Siempre partiendo de la humildad. Nosotros vamos a aprender, escuchar y entender. Somos visitantes en su tierra y queremos pasar lo más desapercibido posible. No tenemos una receta mágica. Varía de lugar en lugar. A veces hacemos autostop otras viajamos en tren en clases populares. Pateamos las calles y nos sentamos en los bares, visitamos lugares remotos y hasta cementerios o templos. Muchas veces tenemos contactos de otros viajas, a veces contactamos gente nueva por couchsurfing. Todo vale.

A: ¿Nos regalan alguna anécdota de sus días en la ruta?

L: Uff, se nos vienen muchísimas. Pero algo que cada vez tenemos más presente es que cuando hacemos una caminata o trekking con alguien más algo extraño va a suceder. Cuando vamos solos las cosas salen bien, pero con alguien más podemos terminar durmiendo en la muralla china muertos de frío y miedo o que te agarre una lluvia torrencial en Tibet que te moja hasta el alma y no hay un solo árbol a kilómetros para refugiarte. Incluso ayudar a bajar de una montaña a un bielorruso insolado o llevar a las corridas a un neozelandes en una carretilla porque lo picó una raya en el Amazonas. Ya tenemos claro que para nosotros lo mejor es mejor caminar solos, pero compartir con otras personas siempre nos gana.

A: ¿Dónde los podemos ver próximamente y como los pueden encontrar nuestros lectores?

L: Hasta mitad de enero vamos a estar viajando por la península ibérica. Luego regresamos a Argentina con varios proyectos por cerrar.

Siempre nos pueden encontrar en nuestra página www.mochilasenviaje.com y en Instagram para seguir el viaje día a día.

Y nosotros los invitamos como siempre a que nos acompañen en Facebook, Twitter e Instagram, y a que se subscriban al blog ingresando su email debajo y haciendo clic en seguir, así serán los primeros en enterarse cuando publiquemos en el blog.

¡Qué tengan buenas rutas!


¡Viaja con nosotros!

Enterate todas las novedades de Viajando Vivo

Ingresando tu email abajo y haciendo clic en SEGUIR ¡ya formas parte de nuestro viaje! - Vas a recibir en tu correo un email cada vez que publiquemos un articulo nuevo en el Blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *