¿Quienes somos?

Somos Ariel y Celeste, argentinos, viajeros, escritores y fotógrafos. Somos amantes de la comida local, de los mercados callejeros, de las largas caminatas, de los museos de historia, de los libros, y de los relatos insólitos.

Siempre soñamos con viajar y en el 2011, cuando recién pisábamos los 20 años de vida y nos estábamos por embarcar en nuestro primer viaje – a vivir y trabajar a Nueva Zelanda –, nos conocimos, literalmente, en la puerta de embarque del aeropuerto, y desde entonces recorremos el mismo camino.

Ese primer viaje de un año por Nueva Zelanda y el sudeste asiático nos hizo madurar a la fuerza, encontrarnos con nosotros mismos, cuestionarnos, enfrentar nuestros miedos más profundos.

Nos puso a prueba en todos nuestros límites, experimentamos la libertad absoluta de la independencia y también las consecuencias del libertinaje. Volvimos a Argentina sabiendo que el bicho de los viajes nos había picado, y que ya no 748había vuelta atrás.

Tardamos dos años en volver a irnos, en poner en orden nuestras cosas, en dejar todo bien atado en nuestras casas, y volvimos a partir, esta vez sin pasaje de vuelta y sin ideas de volver.

Nos fuimos a Australia, donde pasamos 2 meses en la ciudad y 9 meses trabajando en el desierto australiano. Cuando se nos termino la visa nos fuimos al Sudeste asiático, donde viajamos por Indonesia, Malasia, Tailandia, Filipinas, India y Nepal

Compartimos esa loca idea de que la vida hay que vivirla todos los días y ponemos todo nuestro esfuerzo en vivir acorde a esa idea. Viajamos lento, tenemos la profunda necesidad de mirarlo todo.

Nos ponemos en contacto con la cultura local a través de la comida, de la charla, de la camaradería, de las sonrisas espontaneas. Somos viajeros de bajo presupuesto, en extremo curiosos, y minimalistas, llevamos a la práctica el famoso “menos es más” y en nuestras mochilas todo tiene una utilidad.

Viajando aprendimos a vivir una vida más simple, a desprendernos de los prejuicios, a valorar la hospitalidad, a dar una mano sin esperar una de vuelta. Aprendimos que los lugares son su gente y su historia, que no hay nadie en este mundo sin una historia para contar.

Esta es la nuestra.

Ariel:

Me crie en la ciudad de Paraná en Entre Ríos, a orillas de uno de los ríos más hermosos del planeta. Cuando tenía 5 años mi abuela me enseñó a leer y los libros fueron mi primer pasaje al mundo, y desde entonces siempre soñé con viajar.

watermark636043697065324242A los 17 me fui a vivir con mi hermano a Rosario y de ahí en adelante el tiempo más largo que he pasado en la misma ciudad sin moverme fue 5 meses (el año pasado en Australia).

A los 18 hice mi primer viaje corto por Europa. Este viaje, mi primer vagabundeo sólo tan lejos de casa, me regalo una idea que me cambiaría la vida: Que solamente iba a vivir una vez, y que todo lo que haga o deje de hacer dependía únicamente de mí.

Mi viaje empezó un año después, en el 2011 (como contamos al principio), y todavía no tiene un final en el horizonte. Por ahora viajo como me gusta, lento, tranquilo, sin apuro y sin compromisos, y con Celeste a mi lado.

Pero entonces ¿Quién soy yo?

Como dije, soy simplemente Ariel. Soy impaciente con la gente y paciente con los problemas, soy testarudo hasta el hartazgo, ansioso y quisquilloso. Le tengo terror al arrepentimiento, y a los sapos. Digo que no le tengo miedo a las alturas, pero siempre me tiemblan las rodillas antes de saltar. Amo el agua, ya sea rio, mar, pileta, cascada o pelopincho. Soy práctico, abuso de la lógica y me limito con la creatividad. No tengo vergüenza, ni tampoco asco. Soy fanático de Tarantino, escucho las mismas 20 canciones de La Renga, Los Redondos, El Cuarteto de Nos y La Vela Puerca desde hace unos 10 años, y se me pegan todas las canciones de publicidades que pueda llegar a escuchar en la televisión. Puedo citar capítulos de Los Simpson para cualquier situación de la vida cotidiana, me da risa la ironía, y me molestan los fanáticos (de cualquier cosa menos de viajar). Prefiero comer con las manos antes que con cubiertos de plástico, puedo dormir prácticamente en cualquier lado, y siempre fui descuidado con la ropa. Me voy por las ramas constantemente, no puedo hacer dos cosas a la vez y me apasiona profundamente viajar.

Celeste:

csc_5313

Tengo 25 años. Naci en Cordoba capital y desde que tengo memoria siempre quise viajar. Tal vez por eso decidí estudiar gastronomía cuando termine el colegio.

De esta forma fui conociendo un poco del mundo por medio de la comida, y una vez que termine la carrera me quede con la sensación de que todavía había mucho mas mundo para conocer. Experimentar las culturas desde mi casa a través de la gastronomía ya no me alcanzaba.

Así fue como en el 2011 salí por primera vez de la comodidad de mi casa y mi familia para irme a vivir durante un año a Nueva Zelanda. Ese viaje me genero un hambre hasta hoy insaciable por conocer más, por ver más y por experimentar más las diferentes culturas del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *